13 may. 2013

Las bandas de la Virgen del Traspaso y de Cristo Resucitado, juntas por una buena causa

Participaron en el concierto solidario "Operación kilo" organizado por la Hermandad del Santo Entierro


Juanjo Díaz-Portales

Las bandas de cornetas y tambores de la Virgen del Traspaso y de Cristo Resucitado dejaron a un lado su sana rivalidad y el sábado se unieron a una buena causa, el concierto benéfico "Operación kilo" organizado en la Casa de Cultura por la Hermandad del Santo Entierro con el fin de recaudar alimentos no perecederos para familias necesitadas.



Banda del Traspaso
Los organizadores se mostraron muy contentos por lo vivido el sábado hasta el punto de querer repetir la experiencia el próximo año. Así lo dijo en la clausura del concierto el Hermano Mayor de la cofradía, Vicente Jiménez San José, que dio  las gracias a los asistentes y resaltó que, además de recoger una gran cantidad de alimentos destinados a familias de Manzanares, "se pudo apreciar a dos bandas de nuestra localidad en un mismo escenario, cargado de buena armonía y compañerismo", por lo que emplazó al público asistente y a ambas bandas a un segundo certamen el próximo año.

Banda del Stmo. Cristo Resucitado
Los actos comenzaron a las siete de la tarde en la plaza Gran Teatro con un pasacalles de ambas bandas hasta la Casa de Cultura, donde tuvo lugar el concierto a las 20,00 horas. El público pagó como entrada un kilo de alimentos.

En primer lugar actuó la banda del Traspaso, que interpretó las marchas “Virgen de la Paloma”, “Sagradas vestiduras”, “Maestra” y “Bulería de San Román”. Al finalizar su intervención, el público pidió otra e interpretó “Mi Cristo moreno”.

Alfonso Jiménez entrega una placa a José Márquez,
de la banda del Cristo Resucitado
Por su parte, la banda del Santísimo Cristo Resucitado interpretó las marchas “Cachorro”, “La lanzada”, “Pobre Zaragoza” y “Cristo del humilladero”, obsequiando al público el bis “Cristo del amor”.

Ambas bandas recibieron una placa como recuerdo de este primer certamen solidario de manos de la diputada de caridad y cultos de la hermandad, Ramoni Jiménez, y del secretario de la misma, Alfonso Manuel Jiménez Cuadrado.

La convivencia entre ambas bandas y los miembros del Santo Entierro terminó en la  Casa de esta Hermandad, en la calle Orden de Santiago nº 11, donde tocaron a la Cruz de Mayo que tiene montada dicha Hermandad y  fueron obsequiados con una limonada y zurra.



No hay comentarios:

Publicar un comentario